• Anita Garcia

La transformación de los hábitos, consumo en la sociedad ecuatoriana en época del COVID19


Hoy despertamos con una mayor incertidumbre luego de escuchar la frase ‘Now, brands need to help shape and reinforce new rituals in our low-touch reality“ (Ahora, las marcas necesitan ayudar a dar forma y reinventar nuevos rituales en nuestra realidad de bajo contacto). Y este precepto se convierte en una afirmación evidente al momento de ver cómo están cambiando los hábitos de consumo a raíz de que la pandemia del COVID 19 arrasó con la manera en que los consumidores realizamos nuestras actividades, y la forma en que tenemos que adaptarnos a una “nueva normalidad“.

Estamos entrando en una fase en la cual los ecuatorianos estamos perdiendo la ilusión de un rápido retorno a la normalidad y nos enfrentamos a la dura realidad de la crisis y sus consecuencias; los hábitos de consumo han cambiado de una manera inesperada, y seguirán cambiando con el único fin de adaptarnos a la nueva forma de vida que “la salida es cada vez menos sencilla y nos encontramos ante el dilema de escoger entre salvar la salud o salvar la economía, sin entender que son complementarias”. Y como sociedad tenemos que enfrentar una realidad en la que el consumidor se convierte en el principal protagonista del Mercado, el que impondrá las reglas del juego y en el que el servicio a domicilio, delivery, y atención en casa serán las nuevas estrategias en las que los productos y empresas deberán fortalecer todas sus acciones promocionales.

Las marcas deberán personalizar sus acciones, no a consumidores dentro de un contexto global, regional, nacional, sino, ahora, deberán ofertar servicios más personalizados; el servicio al cliente se convertirá en el pilar importante de las empresas y de los productos, ya que esta crisis nos obliga a pensar en replantear rutas, objetivos, metas, estrategias de ventas.

La sociedad ecuatoriana está entrando a estados emocionales diferentes a los que estábamos acostumbrados. Según un estudio realizado por la empresa Ipsos, existen siete estado emocionales en los que, con fecha 24 de abril, con una muestra de 1190 entrevistados, el 28% de los encuestados se encuentra en un estado de “Ajuste“, eso quiere decir que la población va a adaptándose día a día a las nuevas restricciones y a las situaciones que se van presentando. La población va elaborando nuevas rutinas.

El 18% de los encuestados está en el estado de “Temor”, eso quiere decir que la población siente alivio de que los negocios empiezan a reabrir, señalando que el final de la crisis está a la vista. Pero surgen nuevas preocupaciones sobre la seguridad laboral y financiera, y cómo las consecuencias económicas se van evidenciando.

El otro 16% de los encuestados se encuentra en un estado de “resistencia”, interpretado así porque la tensión aumenta con la restricción de movimiento y porque la actividad social es reducida, afectando el estado de ánimo por las limitaciones en las relaciones interpersonales y sociales; todo ello agravado por la incertidumbre de saber cuánto va a durar esta situación.

El 16% restante de los encuestados de este estudio de mercado afirma que se encuentra en un estado de “Incredulidad”; siente confusión y miedo, dado que la información es muy imprecisa y los rumores abundan.


En cuando a los hábitos de consumo, esta época de crisis refleja nuevas maneras de comportamiento; el confinamiento ha obligado al 77% de los ecuatorianos a cambiar la marca de los productos que compraba: las personas hacen más uso de las tiendas de barrio y fruterías para la adquisición de víveres, evitando las aglomeraciones. Después de esta pandemia, 6 de cada 10 ecuatorianos cambiarán sus prioridades de gastos y preferirán el consumo específico de productos ecuatorianos, seguro médico, paseos y diversión dentro del país para ayudar a activar la economía.


Cuando pase la crisis, las personas centrarán el ahorro como una actividad importante dentro de sus nuevos hábitos, así como lo será la adquisición de un seguro médico o exequial; la prioridad del gasto estará en la educación online y en un plan de servicio de internet más eficiente. Esto genera el pensamiento de que las marcas deben involucrarse en aportar soluciones frente a la crisis actual; pensar que las empresas de alimentos, supermercados, farmacias han reaccionado favorablemente ante la crisis; mientras que algunas empresas como bancos y financieras, empresas de telefonía celular, empresas de internet y de bebidas no han reaccionado efectivamente, incluso algunas de las personas encuestadas afirman que dejarán de utilizar estos servicios una vez la crisis termine.

Estos datos nos ayudan a entender de una manera más clara el panorama que se avecina luego de terminada la crisis sanitaria; es por eso que las marcas, las empresas y, sobre todo, los productos y servicios, deberán trabajar en estrategias de marketing, publicidad y comercialización enfocadas en el be to be. La personalización será ese as bajo la manga que deberá dejar de ser el valor agregado y deberá convertirse en el protagonista de esta nueva “normalidad” a la que nos tendremos que enfrentar.

Charles Darwin afirmó a inicios del siglo IX que “las especies que sobrevivan no serán las más fuertes ni las más dominantes, sino serán las que mejor se adapten a los cambios; y es ahora cómo nuestra sociedad deberá adaptarse a los cambios que se darán post pandemia. Si haz llegado hasta el final de nuestra publicación te sugerimos compartirla para que más personas la puedan leer, además no olvides visitar nuestras redes sociales donde a diario subimos información que te ayudará a adaptarte a la nueva realidad.


12 views
  • LinkedIn
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • Spotify
  • Instagram - Nube Learning
  • LinkedIn - Nube Learning
  • Facebook - Nube Learning
  • YouTube - Nube Learning

© Nube Learning 2020 - Todos los Derechos Reservados